COMPOSICIÓN: La composición del Aceite de Oliva Virgen Extra depende de la variedad y del grado de maduración de la aceituna:

 

Grasa o fracción saponificable (96-98%). Esta grasa está constituida en su mayoría por triglicéridos, formados por ácidos grasos diversos. En cuanto a los ácidos grasos que forman parte del Aceite de Oliva Virgen Extra, el ácido oleico es el que se encuentra en una mayor proporción (70-75%), seguido del ácido linoleico (12%) y del palmítico (6.5%).

 

Fracción insaponificable. Terpenos (como el b-caroteno o vitamina A), clorofila, tocoferoles (como la vitamina E, que tiene una gran capacidad antioxidante), esteroles (como el b-sitosterol que ayuda a la absorción de colesterol), y compuestos fenólicos. Esta fracción insaponificable está presente en los aceites de Oliva Virgen, pero no en los Aceites de Oliva refinados.

 


BENEFICIOS: Vitamina E. Previene la oxidación del colesterol malo LDL, que daría lugar a la aparición de placas de ateroma o arterioscleróticas. Estas placas de ateroma impiden el correcto flujo sanguíneo a través del sistema arterial. Por ejemplo, si se fija en las arterias coronarias puede desembocar en un infarto de miocardio. Polifenoles. Con acción antioxidante, previenen del envejecimiento celular y previenen la formación de sustancias cancerosas.

 

Grasas monoinsaturadas. Disminuyen los niveles de LDL-colesterol o colesterol malo. En los diabéticos, el consumo de Aceite de Oliva Virgen Extra favorece la disminución de los niveles de glucemia, necesitando de esta forma menores dosis de insulina. Facilita la síntesis hepática de sales biliares a partir de colesterol, impidiendo de esta forma un exceso de colesterol y facilitando la digestión de las grasas.

 

Disminuye el ataque ácido a la mucosa esofágica, ralentiza y gradúa el vaciado del estomago al duodeno, y disminuye la acidez gástrica, lo que disminuye el riesgo de padecer úlceras gástricas.

 

Es el mejor aceite para las frituras, ya que los cambios químicos que ocurren durante la fritura con grasas monoinsaturadas son pequeños y lentos. Si la fritura es correcta, el Aceite de Oliva penetra muy poco en el alimento a la vez que se crea una costra que impide que se pierdan constituyentes del propio alimento.

 

Contribuye a la mejor calcificación ósea, evitando problemas de huesos en la edad adulta.

 

Su nivel de ácidos grasos satisface ampliamente todas las necesidades nutricionales.

 

 

CALIDAD: La calidad del Aceite de Oliva depende de diversos factores entre los que se encuentran:

 

Aquellos factores que no pueden ser modificados como el tipo de suelo, la variedad de la aceituna, el clima de la zona, el grado de humedad, etc...

 

El momento de recolección de la aceituna. Es importante vigilar el momento en el que tiene lugar el envero o momento en el que el fruto empieza a colorearse. El tiempo que transcurre desde la recolección hasta su extracción.

 

Las características del envase elegido. Es muy importante que después de haber conseguido un excelente Aceite este permanezca intacto hasta su consumo. Para ello es imprescindible proteger al Aceite de la luz y el aire, evitando de esta forma su oxidación o enranciamiento, que conlleva la perdida de importantes propiedades nutricionales atribuidas al Aceite de Oliva Virgen.

 

 

CONSERVACION: A diferencia de otros productos alimenticios, el aceite es un producto que permanece con vida hasta el momento de su consumo. Para que conserve toda su frescura es imprescindible que se mantenga alejado de temperaturas elevadas, del aire, de la humedad y, como no, de la luz.

 

La temperatura óptima de almacenamiento oscila entre los 10 y 20 ºC. Cuando la temperatura es baja, como ocurre en España principalmente en invierno, pueden llegar a formarse depósitos blancos. Estos depósitos son debidos a la presencia de grasas con punto de solidificación más alto. Una vez abierto, es importante conservar el aceite lejos de productos que puedan cederle olores. Nunca se deben rellenar con aceite de oliva envases que contengan aceite de oliva viejo, ya que todo envejecería.