Déjenos un mensaje


Lo sentimos, ahora mismo no estamos disponibles. Déjenos un mensaje y le atenderemos a la mayor brevedad posible

Déjenos un mensaje
Consejos para almacenar y conservar el Aceite de Oliva Virgen Extra

Dicen que la clave para limpiar menos es ensuciar poco. Tiene sentido, ¿no? Sucede con todo en la vida: si quieres conservar algo intacto, tienes que cuidarlo antes de que se estropee. De lo contrario, podrás restaurarlo, pero nunca tendrás la pureza del principio. Pues bien: lo mismo sucede con el aceite de oliva virgen extra. 

Si quieres conservar su sabor, lo ideal es que aprendas a almacenarlo de forma correcta. Por eso, vamos a darte 7 consejos fundamentales para guardar el aceite de oliva. Ojo, son consejos que hemos ido atesorando a lo largo de los 100 años que llevamos viviendo para y por el aceite. No está mal, ¿no? 

7 consejos para conservar la textura, el sabor y las propiedades del aceite de oliva virgen extra. 

A ver, seguir estos pasos te ayuda a poder disfrutar del aceite de oliva en su plenitud. Y cuando hablamos de plenitud nos referimos a estas tres dimensiones. El equilibrio entre estas tres vertientes es fundamental para disfrutar de tus recetas como deseabas desde el principio. Y todo ello, por supuesto, sin renunciar a los beneficios que un buen aceite aporta a nuestra salud. 

Empecemos, pues: 

1.      Evita la exposición al calor 

¿Sabes qué sucede si miras una gota de aceite de oliva virgen extra con un microscopio? Te prometo que te sorprendería la perfección de su estructura celular. Un orden perfecto en un movimiento perfecto, pero ¿qué pasa si miramos esa misma gota de aceite después de estar expuesta a elevadas temperaturas durante demasiado tiempo? 

Esa compañía de baile incomparable que veíamos al principio se disgrega. Se separa y rompe con la armonía que la convierte en esa gota de ambrosía que la hace tan especial. 

2.      Elige el envase correcto

¿Alguna vez has comprado una botella de aceite de 3 o 5 litros? ¿Alguna vez has repartido ese aceite en otros recipientes más pequeños? Bien, nosotros lo hacemos así en casa, pero tenemos mucho cuidado con los envases que escogemos. Por supuesto, también seleccionamos el envase cuando se trata de una aceitera de mesa.

Aquí tienes las claves para elegir el mejor envase para conservar el aceite de oliva virgen extra:

  • Oscuro para que no penetre la luz.
  • Mejor la lata, vidrio oscurecido y luego el plástico oscurecido. Un punto a favor del vidrio es que se recicla con mayor facilidad.
  • Almacenar en un lugar fresco y oscuro.

Descubre qué significa que el aceite de oliva sea virgen extra.

Si cuidas al milímetro el envase, te aconsejo que dediques un ratín a evaluar dónde lo guardas. Teniendo en cuenta lo que hemos hablado hasta ahora, tiene sentido que el lugar donde guardemos nuestro tesoro sea fresco y oscuro, ¿verdad?

Digamos que pones una capa más de protección contra el calor.

3.      Evita los cambios bruscos de temperatura

El aceite de oliva es muy parecido a los seres humanos: cuanto mejor persona eres, más sensible. Una buena persona capta matices que el resto es incapaz de ver. Esto le hace vivir con más profundidad y permanecer en el corazón de la gente durante más tiempo.

Siguiendo esta lógico, el aceite de oliva virgen extra percibe los cambios radicales. Al aceite le gusta vivir cada proceso. Por esta razón, cuanto no puede pasar de manera brusca de un lugar frío a otro caliente, sino que necesita pasar por temperaturas intermedias para mantenerse en plena forma.

4.      Sella bien la botella de aceite virgen extra después de cada uso 

Mucho hemos hablado del calor y poco del oxígeno. Hagámoslo ahora y volvamos a por el microscopio. Si a esa gota de aceite que observamos antes la exponemos a grandes cantidades de oxígeno, ¿qué pasa? Pues que las células, esas bailarinas de silueta perfecta, se oxidan. 

Envejecen. 

Y con dicha oxidación, se trastoca tanto su sabor, como la textura o sus propiedades. Así que usa un tapón hermético para preservar la frescura y prolongar la vida útil del aceite.

5.      Mantén alejados los olores fuertes 

Seguro que, en algún momento de tu vida, has ido a un restaurante, has pedido un filete con patatas y te has encontrado con que las patatas saben a pescado, por ejemplo. Generalmente, esto sucede por cocinar con el mismo aceite. 

Y es que el aceite también se parece en esto a las buenas personas: absorbe con facilidad lo que sucede a su alrededor, incluidos los aromas. 

Almacénalo lejos de productos con olores intensos, como especias fuertes o productos químicos de limpieza, para mantener su sabor puro e inalterado. 

6.      Organiza bien las variedades de aceite

Si te gusta cocinar, tendrás distintas variedades de aceite en tu cocina. Cada una de ellas exige unas condiciones de almacenamiento. Por tanto, lo mejor es que cada uno esté en su posición. Conservas las propiedades del aceite de oliva virgen extra y, al mismo tiempo, proteges también a tus otros ingredientes predilectos. 

Ah, y acuérdate de etiquetar los envases. Así te garantizas que cuando viertas un chorreón de aceite en tus platos sea del que deseas. 

¿Tienes dudas sobre las diferencias entre el aceite arbequina y picual? Despeja tus dudas aquí. 

7.      Aplica estos consejos a la hora de comprar

La buena conservación del aceite empieza cuando compras. Confía en marcas que estén comprometidas con la calidad. Si es así, embotellarán bien, almacenarán bien y distribuirán bien. Una buena pista de que es así está en los sellos y premios a la excelencia y a la calidad.

Aquí tienes las claves para elegir un buen aceite de oliva.

Si lo prefieres, mira nuestros aceites de oliva más premiados

El aceite de oliva virgen extra es mucho más que un ingrediente en la cocina; es una obra maestra que merece ser tratada con cuidado y respeto. Sigue estos consejos para almacenar y conservar tu aceite de y experimenta la diferencia que un manejo adecuado puede hacer en tu experiencia culinaria. 

Tratar el aceite de oliva virgen extra con el respeto que merece es clave para preservar su frescura y calidad. Sigue estos consejos para almacenar y conservar tu aceite de oliva y experimenta la diferencia que un manejo adecuado puede hacer en tu experiencia culinaria. Y lo que es más importante: maximiza tu autocuidado y el amor que entregas cada vez que cocinas para los demás.